Medita con Conchita
No hay entrenamiento pleno sin meditación

Si has encontrado esta web, sabes que ejercitar el cuerpo es sólo la punta del iceberg y que no hay entrenamiento pleno si no te detienes, un ratito al menos al día, a mirar en tu interior. Medita con Conchita, es una forma de ubicar ese momento,  yo te guío para que pongas toda tu atención, ahondes en tu verdadero yo, te comprendas, te cuides, te calmes y tomes las mejores decisiones.

¿Qué es?

Sesiones de meditación guiadas temáticas en las que podrás detenerte a mirar en tu interior, llevar la atención a aquello que te ocupa, encontrar la calma y decidir mejor.

A destacar

  • Reduce el estrés
  • Mejora la perspectiva aportando una visión positiva de los hechos
  • Ayuda a entenderte y encauzar tus emociones
  • Aporta control y concentración

¿Es para todos? Para adultos curiosos

¿Qué necesito? Una esterilla

No hay entrenamiento pleno sin meditación

Haces ejercicio, comes bien, realizas tus tareas, pero hay veces que no sabes qué te pasa,  estás triste y no sabes por qué, otras estás enojado con el mundo y no encuentras la causa, de pronto nada te llena ó tienes falta de atención cuando escuchas a otros, yo lo meditaría…

Parece que existe un boom de meditación, pero la realidad es que las personas que aprenden a meditar y le dedican unos minutos al día, son más optimistas, se sienten más enérgicos, ven en los hechos una enseñanza, superan los obstáculos plantándoles cara y viven cada momento como algo único e irrepetible a disfrutar.

Hay muchos estudios que demuestran que las personas que meditan tienen más desarrolladas las áreas del cerebro relacionadas con la atención y la memoria. No sólo la concentración mejora y te ayuda a escuchar con interés y ser empático, sino que meditar, ayuda al que lo practica a concentrarse para estudiar, a concentrase en el trabajo, hace que te vuelvas más efectivo en las tareas de aprendizaje y comunicación profesional y también en tu desarrollo personal, dejando atrás esos momentos de “no me ubico”.

Tan importante es entrenar tu cuerpo, tu vehículo, como tu mente que lo dirige. Yo siempre comparo una mente entrenada con pasar por cada momento de la vida saboreando los detalles y, por el contrario, una mente no entrenada con hacer de cada momento de vida un medio para un fin, perdiéndote en este caso, el encanto del camino que vas recorriendo.

Con Pilandcross te invito a meditar, sí, y a integrarlo en tu vida paso a paso, además le ponemos un toque de humor a cada capítulo que engancha y ayuda a querer aprender más y más, haciendo del proceso una experiencia cómica.

Hay muchas técnicas de meditación  conocidas, budista, vipassana, zen, toglen, dzogchen, mantra, kabbalah, chakra y trascendental; en mi opinión y por mi experiencia con los alumnos, no debemos ceñirnos a una en concreto y esto es lo que hacemos en nuestras sesiones. Realizamos un recorrido usando varias técnicas, se trata de un proceso en el que el alumno comienza a practicar concentrándose en la respiración y posteriormente, a través de la observación de diferentes aspectos que conforman nuestro ser, va tomando consciencia de lo que realmente ocurre, de lo que son los hechos, dejando a un lado las interpretaciones.

Es un proceso complejo y satisfactorio, que nos permite dejar espacio a las experiencias del presente, gestionar nuestras emociones, pensamientos y vivir de una manera más relajada, sin interferencias negativas de recuerdos o prisa por llegar a un futuro creado con ilusiones.

Mediante meditaciones guiadas, vamos de menos a más, explorando en nuestro ser, conociéndonos y dándonos cuenta del gran poder que hay en nuestro interior. Para ello, en función de cada uno de los objetivos de las meditaciones que conforman el proceso, usamos la técnica de meditación que más beneficio puede aportar.

Por ejemplo, cuando llegamos a la parte en la que trabajamos la superación de obstáculos, usamos la técnica toglen, que nos permite, tras identificar algún tipo de sufrimiento, hacerle frente y ser más fuerte que él. Otro ejemplo, cuando trabajamos los pensamientos y cómo van surgiendo en nuestra mente, usamos la técnica zen. Así, aprovechando el poder de cada una de ellas, meditar se convierte en algo fácil y muy útil.

En “Medita con Conchita”, la persona que se inicia al no regirse por una técnica pura, adopta la posición que le resulta más cómoda, tumbada, sentada con la columna elongada, usando algún apoyo…El éxito de nuestras sesiones es que cada alumno evoluciona incorporando paulatinamente la postura y el tiempo de entrenamiento “mental”, al igual que cuando se inicia en el deporte.

Con el proceso de meditación que llevamos a cabo en el método Pilandcross, conseguimos elevar nuestra visión por encima de la influencia de las costumbres, la educación, los pensamientos recurrentes, el dolor experimentado, lo impuesto por la sociedad, en definitiva, aprendemos a aislarnos del ruido actual y de aquello que interfiere, llegando a conectar cada uno con su verdadera esencia y consiguiendo claridad mental. De esta manera, y casi sin esforzarnos por pensar o dejar de pensar, nos inundamos de paz, bondad, realizamos una buena gestión de las emociones y los pensamientos, vivimos el presente disfrutándolo y hacemos que la relación con el entorno y el resto de individuos sea amorosa.

¡A meditar!